• Dra. Sifuentes Patricia

Lo que pasa en la boca no se queda en la boca



La conexión de la cavidad bucal con el resto del cuerpo va más allá de masticar, tragar y digerir.


Se sabe que la diabetes tipo 2 aumenta el riesgo de enfermedad de las encías. Estudios recientes muestran cómo la diabetes afecta las bacterias en la boca y ayudan a explicar cómo el tratamiento de la periodontitis que cambia las bacterias orales también reduce la gravedad de la diabetes en sí.

Las personas con diabetes tienen un microbioma bucal diferente de las que no tienen diabetes y sabemos que cambiar las bacterias en su boca y restaurarlas a lo que su cuerpo conoce como bacterias saludables y amigables mejora su control glucémico.


También se han encontrado conexiones entre los microbios orales y la artritis reumatoide, las capacidades cognitivas, los resultados del embarazo y las enfermedades cardíacas, lo que respalda la idea de que una boca enferma puede ir de la mano de un cuerpo enfermizo.


2 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo