• Dra. Sifuentes Patricia

Afectación de las glándulas salivales y salud bucal en pacientes con enfermedad celíaca

La enfermedad celíaca (EC) es una enteropatía autoinmune crónica causada por la intolerancia a la gliadina en el gluten de trigo y las prolaminas relacionadas en la cebada y el centeno.

En la EC, la ingestión de péptidos derivados de la gliadina conduce a cambios estructurales en el epitelio intestinal, incluida una infiltración linfocítica densa y atrofia de las vellosidades que provoca molestias abdominales y malabsorción nutricional. La EC puede desarrollarse a cualquier edad. La prevalencia estimada es de alrededor del 1% al 2%, pero es probable que la afección esté infradiagnosticada y, a menudo, el diagnóstico se retrasa.

El tratamiento de la EC actualmente comprende la adherencia de por vida a una dieta libre de gluten. Si no se trata adecuadamente puede provocar osteoporosis, infertilidad y neoplasias malignas. Además, puede haber aparición concomitante de otras enfermedades autoinmunes, en particular diabetes mellitus tipo 1, enfermedad tiroidea y síndrome de Sjögren.

Los odontólogos pueden jugar un papel importante en el diagnóstico temprano de la EC, ya que una variedad de manifestaciones orales pueden ser indicadores de la EC, incluidos defectos del esmalte dental, estomatitis aftosa recurrente, erupción dental retardada, queilitis angular, picazón y sensación de ardor en la mucosa oral, atrofia, glositis y xerostomía. Algunas de estas manifestaciones orales muy probablemente se deban a deficiencias nutricionales que son particularmente comunes al momento del diagnóstico, pero también pueden estar relacionadas con la afección de las glándulas salivales.

Es bien sabido que la saliva juega un papel crucial en el mantenimiento de la salud oral y que la disfunción de las glándulas salivales puede conducir a una variedad de enfermedades orales. La xerostomía parece ser un síntoma prevalente en pacientes con EC. Las glándulas salivales menores se localizan en la submucosa oral, particularmente en las regiones labial, bucal, palatina, lingual y retromolar de la cavidad oral. Secretan una fracción relativamente grande de proteínas lubricantes (p. ej., mucinas) a las superficies de la mucosa oral. Se cree que las glándulas salivales menores están continuamente estimuladas por antígenos orales debido a su ubicación superficial en la mucosa oral. Sus conductos cortos pueden proporcionar vías para dichos antígenos que dan como resultado una respuesta inmunitaria local.

Resultados de estudio: La xerostomía, las lesiones de las mucosas, los labios secos/agrietados y la sialoadenitis linfocítica focal fueron más prevalentes y extensas en los pacientes con EC que en los controles sanos. Además, los pacientes tenían menos inflamación gingival y tasas de flujo de saliva total más altas que los controles sanos, pero no diferían en cuanto a la salud dental y los niveles de bacterias cariogénicas y Candida. La función de las glándulas salivales principales parece no verse afectada, lo que contribuye al mantenimiento de una microbiota equilibrada y la salud oral en pacientes con EC. La xerostomía y la sequedad labial pueden estar relacionadas con la inflamación de las glándulas salivales menores y la subsiguiente lubricación mucosa alterada.


En conclusión, las glándulas salivales menores parecen estar afectadas en pacientes con EC de mayor evolución, a pesar de seguir una dieta sin gluten. La función de las glándulas salivales mayores no parece verse afectada en la EC.

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo