• Dra. Sifuentes Patricia

.....Y el ratón Perez se lo llevó

La pérdida de dientes temporarios toma un significado especial a la luz de la fantasía de las tradiciones populares. La imagen del ratón está relacionada con dientes fuertes y bien ubicados así se establece una relación con respecto al hecho de que este animalito conserva la pieza de leche, brindando buenos augurios para el diente venidero.


El personaje del Ratoncito Pérez nace en España producto de la imaginación del escritor, periodista y jesuita español, Luis Coloma. Allá por el año 1894, la Casa Real le pidió al escritor que creara un cuento para el rey Alfonso XIII, que en aquel momento tenía 8 años y se le había caído un diente recientemente.

El escritor creó la historia de un ratón que vivía con su familia dentro de una gran caja de galletas, en el almacén de la entonces famosa confitería Prats, en el número 8 de la calle del Arenal, en pleno corazón de Madrid. El pequeño roedor se escapaba frecuentemente de su casa y, a través de las cañerías de la ciudad y despistando a los gatos de la ciudad, llegaba a las habitaciones del pequeño rey Buby (Alfonso XIII) y las de otros niños pobres que habían perdido algún diente.

Gracias a estos cuentos, el monarca descubrió que había niños que vivían en condiciones muy precarias y que pasaban necesidades. Cabe destacar que como parte de la tradición humanista de los jesuitas, Coloma pensó que además de crear una historia divertida, también era importante trasladar una lección de moral al futuro rey de España.



3 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo