• Dra. Sifuentes Patricia

Cuando el estrés ataca los dientes

En momentos en que las presiones económicas afectan a millones de personas , los dentistas advierten que son menos las personas de sonrisa abierta, pero sin duda perciben otro fenómeno: un aumento de la cantidad de gente que rechina los dientes.


Hay muchas personas angustiadas, estresadas y preocupadas por su futuro económico y sus dientes padecen la situación. Dado que se trata de una actividad muscular inconsciente, la mayor parte de las personas no lo advierte hasta que surgen síntomas como un diente fracturado, fisurado o dolor facial.

El estrés no importa si es real o no hay que se liberen hormonas de lucha/huida en el organismo. Esas hormonas movilizan energías y provocan una actividad isométrica, que es movimiento muscular, porque es necesario liberar de alguna forma la energía acumulada.

El tratamiento inmediato para disminuir síntomas es la confección de una placa miorrelajante. Otros tratamientos comprenden acupuntura, masaje médico, colocación de tens, hipnosis, aplicación de Botox en músculos masticadores.

También puede servir tomarse un tiempo para relajarse antes de irse a la cama. La buena higiene del sueño es útil para relajar la mente y evitar que los maxilares empiecen a cerrarse con fuerza.

Se sabe que el centro de estrés del cerebro esta al lado del sector que controla el acto de apretar la mandíbula. No se sabe cómo se relaciona con el trastorno pero es curioso.






3 visualizaciones0 comentarios